Cursos a Distancia - CursosDesdeCasa.com
Estás en: InicioBlog › La reforma de la universidad: los títulos deben adaptarse al mercado laboral

La reforma de la universidad: los títulos deben adaptarse al mercado laboral

Uno de los objetivos en la reforma universitaria es que los títulos que se oferten en España sean útiles, desde un punto de vista laboral, claro. ¿Será la nueva universidad una fábrica de profesionales?

La utilidad es un concepto muy relativo, ¿quién se atrevería a decir que la historia no es útil? ¿o qué me dicen de las matemáticas? son materias imprescindibles sin las cuales la humanidad no habría avanzado hasta los niveles de progreso actuales, sobre todo si no se hubieran desarrollado las matemáticas tal como lo han hecho, dando lugar a la electrónica y la informática.

Pero cuando uno se refiere a la utilidad como la facilidad de encontrar trabajo, las escalas de medida cambian por completo. Entonces las carreras útiles son otras y se valora sobre todo la salida laboral de los cursos y los estudios, dando preferencia a los estudios de sanidad, financieros, administrativos y técnicos. Su utilidad parece indiscutible ya que alimentan directamente el mercado laboral, además se trata de profesiones con buena demanda por lo que los estudiantes no tendrán dificultades en encontrar empleo en esos sectores al terminar de estudiar.

Según el ministerio de educación, la responsabilidad de la creación de empleo no recae sobre las universidades sino sobre toda la sociedad. Cierto y lógico, aunque es un comentario fuera de lugar. Al parecer, el ministerio de educación lo ve desde esa perspectiva, y aprovechando las reformas que se está llevando a cabo en la universidad, como el Proceso de Bolonia y la Ley de Economía Sostenible, se van a aprobar ciertas normas que se aplicarán para dar luz verde o roja a la aprobación de un título.

Los nuevos criterios de valoración incluirán, por tanto, la empleabilidad de los estudios, un concepto novedoso, y otros criterios no tan novedosos en el mundo de la enseñanza, aunque sí en la universidad, tales como las prácticas en empresas y la estrecha colaboración entre la universidad y el mundo empresarial, algo que ya se venía realizando en los estudios de formación profesional.

¿Es una buena idea?

Como todo, la propuesta tiene dos caras. Es cierto que aprobar solo títulos que vayan a garantizar un mínimo de inserción laboral tendrá ventajas, ya que evitará que algunos estudiantes caigan en la tentación de estudiar materias exóticas de las que luego no podrán trabajar. Si se limitan los estudios universitarios a los títulos que dispongan de unas garantías mínimas de empleabilidad, en el futuro se garantizará que lo estudiado se corresponda con lo demandado por las empresas... esa es la teoría, pero ¿es cierto?

Veamos el círculo: decimos “la demanda de las empresas” como si ellas fueran las que gobiernan las voluntades de la población. Si las empresas demandan tales profesionales, entonces los estudios deben adaptarse a este tipo de demanda, pero ¿cómo deciden las empresas a qué se van a dedicar? las empresas solo tienen un objetivo, ganar dinero, y para hacerlo ofrecen a sus clientes aquello que quieren, de forma que al final, las empresas solo están para servir las demandas de la sociedad. Si la sociedad demanda sanidad, tecnología y turismo, se crearán empresas para satisfacer esa demanda. Luego las empresas buscarán profesionales formados en esas áreas y la enseñanza tendrá que ofrecerle trabajadores cualificados... ¿qué pasará si cambian las demandas sociales? La formación de las personas requiere toda una vida, no se pueden “fabricar” profesionales aunque parece que es lo que se pretende.

¿Cual es la razón de ser de las universidades? Las universidades deben tener un papel de conservación y desarrollo del conocimiento en todo su conjunto. En efecto las universidades no son un instrumento para crear empleo, ni mucho menos, sino para enseñar a las personas los conocimientos acumulados por la humanidad.

¿Quién puede decidir sin un conocimiento concreto es “útil”? Cuando Gregor Johann Mendel estudiaba los cruces entre sus plantas del guisante, descubrió la genética. Nadie duda hoy de la importancia y la utilidad de la genética, pero cuando él la estudió a nadie pareció importarle. Lo mismo ha sucedido y seguirá sucediendo, un nuevo descubrimiento no es útil desde el principio, pero no por ello hay que dejar de estudiar e investigar, incluso en áreas que parezcan inverosímiles e inútiles.

¿Acabará esta medida siendo elitista? Existe también esa posibilidad, la universidad acabará siendo en realidad como la formación profesional, de la que saldrán estudiantes con un título muy “útil”. Sin embargo las empresas seguirán necesitando investigación y para ello requerirán conocimientos más especializados y exóticos. Como existirá esa demanda, aunque menor, se crearán centros de estudios privados para satisfacer a las empresas, pero su precio seguramente se disparará, al igual que los futuros sueldos de esa élite.

Buscador de Cursos

 

búsquedas frecuentes:

cursos de enfermería
cursos para administrativos
cursos de electricista

Cursos relacionados

RSS Suscríbete a nuestro blog!

Con RSS puedes suscribirte gratis a los contenidos del blog de Cursos Desde Casa.

La dirección del RSS es:
http://www.cursosdesdecasa.com/blog/rss.xml

Comparte el artículo

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti
© 2010-2017 | notas legales | contacto | blog | centros

cursos: diseño y artísticos | empresariales | enseñanza | idiomas | informática | moda y estética | oposiciones y exámenes | sanidad | técnicos y oficios