Cursos a Distancia - CursosDesdeCasa.com Empresariales Área de Empresariales
Estás en: InicioEmpresarialesCursos para finanzas › Las burbujas financieras

Las burbujas financieras

¿Qué es una burbuja financiera? ¿Cómo y porqué se origina? Las burbujas financieras son un fenómeno económico que consiste en un fuerte desajuste entre la oferta y la demanda. En este artículo se describe su comportamiento y sus posibles causas.

¿Qué es una burbuja financiera?

Las burbujas financieras son un fenómeno que se produce en los mercados. Consisten en un aumento progresivo y exagerado del precio de un activo o de un bien, muy por encima de su valor de equilibrio. Este aumento perdura durante meses o incluso años, hasta que se empiezan a producir fuertes fluctuaciones en el precio y finalmente una fuerte caída, que se llama estallido de la burbuja. El estallido de una burbuja financiera puede acarrear quiebras de empresas y crisis económicas.

Las burbujas financieras también se conocen con otros nombres, como burbujas económicas o burbujas especulativas. Según el mercado en que se produzcan pueden recibir nombres más concretos, como burbuja inmobiliaria, si se produce en el mercado de los bienes inmuebles, o burbuja tecnológica si se produce en el mercado de acciones de empresas de tecnología.

El término “burbuja” se empezó a usar en el contexto financiero en los años 1720, durante la crisis económica de los mares de sur, debida precisamente a una crisis especulativa sobre las acciones de la compañía “South Sea Company” que comerciaba entre Europa y Sudamérica en el siglo XVIII. El término se refiere al aire que llena una burbuja, que es una analogía con el “vacío” existente entre el valor real y los precios excesivos en un mercado que esté sufriendo este fenómeno. También es una analogía con el momento de su estallido, momento que se corresponde con la fuerte caída de precios.

Evolución de una burbuja económica

En una burbuja pueden distinguirse claramente diversas etapas, sin embargo, normalmente es posible distinguir estas etapas cuando ya ha estallado la burbuja, es decir, cuando se tiene una visión completa del fenómeno.

Una burbuja económica o financiera comienza siempre con un incremento en el precio del bien. Este incremento puede deberse a diferentes causas, como una bajada previa del precio, un incremento en la demanda, etc. Al verse una tendencia alcista, el mercado atrae a numerosos compradores especuladores, esto es, compradores que adquieren el activo con la única intención de venderlo en el futuro con un precio mejor, y así obtener un beneficio económico.

Estas compras especulativas son lo que se llama despegue de la burbuja, en inglés “take-off”, y lo que consiguen es precisamente que aun aumente más el precio del activo. Es en este punto cuando el activo empieza a estar sobrevalorado, es decir, que en el mercado se paga más por él de lo que realmente vale.

En una fase previa a la caída, se empieza a intuir la existencia de una burbuja, lo que siembra dudas sobre el precio real y ahuyenta a los compradores. Empieza a producirse volatilidad sobre el precio, es decir, que éste empieza a subir y bajar bruscamente. Este periodo se conoce como fase crítica, se distingue por el aumento de la volatilidad y la desconfianza.

La siguiente fase en la evolución de la burbuja es el estallido o “crash” en inglés. Esta fase es una brusca caída en el precio, que siembra el pánico entre los poseedores del activo y los lleva a querer deshacerse cuanto antes de él, lo que aun hace bajar más su precio. El objetivo de los inversores en esta fase es no perder dinero. Asumiendo que ya no se va a ganar nada, se intenta perder lo mínimo o, por lo menos, no perder demasiado.

Posterior al estallido de la burbuja, seguirá un periodo con los precios más bajos de lo normal y luego un efecto rebote que los estabilizará. Esta recuperación se puede producir con fuertes fluctuaciones en el precio y mucha volatilidad. Los inversores que han perdido dinero, que pueden ser grandes empresas, bancos o fondos de inversión tendrán serios problemas económicos al finalizar una burbuja financiera, y pueden acarrear crisis económicas a niveles estatales o incluso mundiales.

¿Se puede predecir una burbuja?

Sólo hasta cierto punto, pues un crecimiento fuerte en el precio, que podría parecer un despegue típico de una burbuja financiera, no necesariamente se corresponderá con una burbuja.

Por ejemplo, las acciones de Google durante 2004 a 2008 presentan un crecimiento muy fuerte, pasando de 100€ a más de 600€ por acción en solo cuatro años. Se podría haber confundido con una burbuja financiera, de hecho muchos analistas en su momento dudaron si Google era una burbuja [2]. Sin embargo resultó corresponderse con el crecimiento real de la empresa y nunca estalló, sino que el precio se estabilizó en valores muy altos, sobre los 500€ por acción, que se han mantenido hasta día de hoy. Este hecho, junto con muchos otros casos similares, puede servir de contraejemplo a favor de la imprevisibilidad de las burbujas financieras.

¿Qué causa las burbujas financieras?

No se conoce a ciencia cierta cual es la causa de las burbujas financieras. Existiendo economistas que incluso niegan la existencia de las burbujas como tales, y afirmando que se trata simplemente de los mecanismos del mercado para conseguir el equilibrio.

Lo cierto es que, sea como fuere, las burbujas financieras suceden de manera imprevisible en todo tipo de mercados y condiciones. No siempre las causan los mismos factores, por ejemplo, no siempre se producen debido a la especulación.

Existen diversas teorías que tratan de explicar el fenómeno, siendo la teoría del más tonto la más conocida. Esta teoría afirma que los precios seguirán subiendo mientras existan en el mercado compradores (los tontos) creyendo que podrán vender el activo y obtener una plusvalía (especulación). Mientras esta creencia se mantenga, se seguirá especulando y los precios seguirán subiendo, hasta que el último tonto (el más tonto) no encuentre a un comprador más tonto que él, y por tanto no pueda vender y pierda su inversión [3].

La teoría del más tonto se da en mercados sobrevalorados cuyos participantes viven un excesivo optimismo, que les lleva a creer que sus condiciones favorables no cambiarán.

Otra teoría de peso es la teoría del comportamiento gregario. En la que se explica la existencia de las burbujas por el comportamiento gregario de los inversores, esto es, que los inversores se comportan como un banco de peces en el que todos siguen la dirección que toman los demás, sin una coordinación ni organización. De esta manera, en un mercado alcista los inversores seguirán la tendencia alcista hasta que esta sea insostenible, momento en el que el mercado se dará la vuelta y todos los inversores empezarán a vender, causando entonces una caída brusca en el precio y dando lugar al final de la burbuja.

Aunque esta teoría pueda parecer absurda por fundamentarse en la irracionalidad colectiva, lo cierto es que el comportamiento gregario se da en otros aspectos de la vida humana, como las modas.

Otras teorías tratan de explicar las burbujas como las consecuencias de un análisis irracional, basado únicamente en las ganancias obtenidas en el pasado reciente del activo, sin tener en consideración su análisis fundamental. Esto es por ejemplo, tener en cuenta los beneficios que se obtuvo especulando con acciones de una empresa concreta durante el año pasado, sin estudiar detenidamente la situación actual de la empresa ni su evolución en los últimos años.

Burbujas en los mercados bursátiles y la tendencia primaria

Los mercados bursátiles presentan tendencias que se corresponden con burbujas financieras. Según Dow, el creador del índice Dow-Jones de Nueva York, la bolsa presenta tres tendencias: la tendencia primaria, la secundaria y la terciaria [1].

La tendencia terciaria se corresponde con las fluctuaciones de los precios producidas durante una misma sesión en la bolsa. Es muy difícil de prever y solo afecta a los inversores intradía. La tendencia secundaria se mueve junto con la tendencia primaria y dura de unos pocos días a unas semanas, interesa estudiar esta tendencia a los inversores que operan a corto plazo, y permite obtener beneficios incluso en mercados bajistas.

La tendencia primaria dura de unos pocos meses a varios años, y es esta la que podría corresponderse con burbujas financieras. Se inicia una tendencia primaria al alza después de una crisis, o después de una temporada con tipos de interés muy bajos, o al final de un periodo de pesimismo. En ese momento los inversores experimentados, visualizando el final de las tendencias bajistas, inician compras que hacen subir los precios. Cuando la tendencia alcista se consolida, muchos más inversores acuden a comprar por las expectativas de crecimiento, esto incrementa más aun los precios.

En este punto los inversores iniciales, los más experimentados empiezan ya a vender, provocando caídas puntuales en los precios. Sin embargo, debido al efecto llamada por los beneficios obtenidos, muchos inversores (ahora los más inexpertos) acuden a comprar, por lo que éstos mantienen aun al alza los precios. Estos inversores son los que se suelen llamar “de cresta de ola”, ya que acuden cuando los precios están en lo más alto.

Finalmente, se destapa que el hecho de el mercado está sobrevalorado y se inician ventas en masa, lo que produce fuertes caídas y el pánico entre los inversores, que venderán incluso perdiendo dinero.

Estos ciclos se dan de forma natural en los mercados, y forman parte del proceso que equilibra la oferta con la demanda. Según lo exagerado que resulte un ciclo primario, se hablará o no de burbuja financiera.

Referencias

[1] Oriol Amat i Salas : “La Bolsa: Funcionamiento y técnicas para invertir”.

[2] Michael Liedtke: “http://www.usatoday.com/tech/news/2005-12-04-google-stock_x.htm”, USA Today, 2005.

[3] Wikipedia: “http://es.wikipedia.org/wiki/Burbuja_econ%C3%B3mica”.

También te pueden interesar los siguientes artículos de esta web:

Buscador de Cursos

 

búsquedas frecuentes:

cursos de enfermería
cursos para administrativos
cursos de electricista

Cursos relacionados

Comparte el artículo

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti
© 2010-2014 | notas legales | contacto | blog | centros

cursos: diseño y artísticos | empresariales | enseñanza | idiomas | informática | moda y estética | oposiciones y exámenes | sanidad | técnicos y oficios